No dudes en contactarnos
EMAIL
Retratos de familia. El Cabañal, Valencia.

Retratos de familia. El Cabañal, Valencia.

Cuando les hicieron el encargo en el colegio Santiago Apóstol, Ana Ponce e Ivo Rovira no imaginaban, ni mucho menos, que un asunto teóricamente protocolario se convertiría en un trabajo como el que tenemos ahora al alcance. Como se trataba de hacer unos retratos familiares para convertirlos en regalos de ocasión para los padres, nuestros fotógrafos, se acercaron sin ninguna precaución intelectual, cargados eso si de las buenas intenciones que radican dentro de las miradas de los fotógrafos, y de las herramientas necesarias para hacer el trabajo.

Al llegar al lugar donde se iba a desarrollar el trabajo solicitado se dieron cuenta ambos, sin cruzar palabra, sólo con la mirada, de que había una historia posible, que el trasfondo social, las actitudes, la disponibilidad personal y el escenario físico, liberaban elementos, aún por descubrir que iban mucho más allá de las razones iniciales del encargo.

Dicho y hecho, Ivo fue enseguida a por los mejores objetivos, cámaras y materiales de iluminación para componer con Ana, de vuelta, el marco adecuado para desarrollar la mirada profunda que ambos habían avistado. Limitaron el fondo con una decisión que evidenciaba una cierta metáfora de la vida, la de mantener una ventana cerrada y otra abierta, buscaron el ángulo que los colores del suelo dibujaban con los mostradores de la pared y decidieron romper las reglas habituales del juego de poner a alguien ante una cámara. El resultado es de un equilibrio siempre a punto de romperse por un detalle ambivalente, por un gesto desconcertado, por una mirada inversa, por una acción inverosímil.

Como la vida, los retratos de familia que nos proponen el autor catalán y la autora valenciana, simbolizan con crudeza la clave primera de la existencia: la verdad está en la búsqueda, en el lenguaje que hay que ir utilizando para transformar la realidad objetiva en un elemento de reflexión, en una nueva investigación.

El arte es un poco eso, un proceso de intermediación de la mirada que obliga a la gente a replantear la suya propia. Sencillamente, el arte es una transformación creativa y en este sentido un anticipo de plenitud que cada uno disfruta o sufre como mejopuede.

Hay gente que camina por un bosque y sólo ve leña para quemar. Ana e Ivo han imaginado huellas como labios, ojos como venenos, promesas de luz y oscuridad, abismos a punto de abrirse e hileras inmaculadas de ternura. Y es que como dijo el filósofo austriaco Ludwig Witgenstein, los límites de su lenguaje significan los límites de su mundo.

José Félix Escudero.

Related Stories

Leave a Comment

Leave A Comment Your email address will not be published

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.