No dudes en contactarnos
EMAIL

Ivo+Ana versus Ana+Ivo, 10 años después

Fotografiar, filmar, escribir, crear el esqueleto, la estructura y el contenido de proyectos propios y ajenos materializando las ideas de cada uno y de nuestros clientes a través de la fotografía y el cine. Dedicar gran parte de nuestro tiempo a proyectos personales, ideas, viajes.

¿Utopía hecha realidad?.

Mucho antes de conocernos ya viajábamos, pero nunca así, nunca como ahora, visitábamos un lugar con algo más de distancia de lo que lo hacemos hoy. Hoy la piel intenta formar parte de una vida que no es la nuestra pero que al compartirla a dos se vuelve más real; monja etíope, político, médico, chocolatero. La identidad se va forjando y es como si nosotros, Ivo+Ana o Ana+Ivo, aprendiéramos a ser otro personaje, a mimetizarnos, a buscar respuestas entre la gente, a olvidarnos de nosotros cuando estamos “allí”.
Oí una vez, ¿fue el fotógrafo Koldo Chamorro quién lo dijo?, si fue él, que formas parte de un sitio cuando los perros del lugar ya no te ladran al pasar. Allá donde vamos siempre nos ladran, seguimos estando de paso.

Mucho antes de conocernos ya besábamos también, pero no de la misma manera, no así. Imposible recordar los besos dados estos 10 años, imposible describirlos. Agradezco a Cortazar con su capítulo 7 de Rayuela la descripción perfecta de un beso. Y busco entre infinidad de archivos algunos nuestros que recuerdo.

Rayuela Capítulo 7.
Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua
”.

Besos que parecen querer parar el tiempo y que bien podrían haberse dado hoy o hace 10 años o dentro de 10.
Proyectos en común que huyen de la actualidad inmediata, y que no buscan mostrar temas con una corta fecha de caducidad.
Vida en común sine die , alargada indefinidamente.

Lalibela, Etiopía, año 2009

Lalibela, Etiopía, año 2009

Tucta, México año 2014

Tucta, México año 2014

Las montañas de Alborz, Irán año 2016

Las montañas de Alborz, Irán año 2016

Related Stories

Leave a Comment

Leave A Comment Your email address will not be published

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.